Toll free: 01800.501.0101

Toll free: 01800.501.0101

Go to CheckUp-Maxi

Saber sobre una Enfermedad:

¿Cómo le tomo la temperatura a mi hijo?

Te damos algunas recomendaciones sobre el uso de los termómetros más comunes.

Pocas son las madres que no han tenido que usar un termómetro en los primeros años de la vida de sus hijos dado a que las infecciones virales son comunes en esta época de la vida y uno de los síntomas de los que se acompañan es la fiebre.

El dilema empieza cuando las mamás nos enfrentamos a que tenemos varios tipos de termómetros en el mercado, desde el termómetro de mercurio, los digitales, los óticos etc. y no sabemos cuál comprar o cuál es preferible elegir para la edad de nuestro hijo.

A continuación te daremos algunas recomendaciones sobre  el uso de los más comunes.

Termómetro de vidrio con bulbo de mercurio.

Es el termómetro más común, para tomar su lectura si es con el que cuentas en casa, es mejor que practiques, ya que no son tan fáciles de leer como los digitales. Cuando recién lo utilices sostenlo con la mano derecha firmemente y agítalo hacia arriba y hacia abajo y trata de ver la columna del mercurio que brilla como un metal plateado, cuando puedas detectar donde va la columna, lo demás será más fácil; coloca el termómetro horizontalmente visualizando la columna de mercurio, del lado izquierdo. El primer número que verás es el 35 y del lado derecho será el 42, éstos se refieren a los grados, entre cada grado hay 10 rayitas pequeñas que son décimas de grado, de tal manera que si la columna llega al número 38 con 4 rayitas, significa que su temperatura es de 38.4 °C. Antes de colocarlo cerciórate de que la columna esta en 35 grados.

Hay dos tipos, el termómetro rectal y el axilar.

1. Termómetro rectal.

Indudablemente es una de las mejores maneras de tomar la temperatura en bebés pequeños o niños menores de 3 años, ya que aunque en general los niños de todas las edades puede tomarse la temperatura rectalmente, los niños mayores a los 4 años es difícil que cooperen, pero ¡cuidado! no todos los termómetros de vidrio son para uso rectal, a diferencia del termómetro axilar, éste debe tener un bulbo corto y redondeado. Hay que tener cuidado cuando se manipule ya que es fácil de romper.

Las recomendaciones para utilizarlo son las siguientes:

  • Lavar y desinfectar el termómetro, puede ser con agua y jabón o con alcohol y luego enjuagarlo con agua.
  • Asegurarse que la línea del mercurio está abajo de lo normal, esto se logra agitando el termómetro tomándolo con los dedos pulgar y los 2 primeros dedos por el lado contrario del mercurio, hasta que marque unos 35 ° C ó 96° F.
  • Lubricar el extremo del bulbo para que sea más fácil la inserción, puede usarse un gel lubricante que ya se vende en pequeños paquetitos, vaselina incluso algunas mamás usan aceite comestible.
  • Verificar que el bebé no se encuentra muy arropado y retirar la ropita de su cintura para abajo para que no interfiera con el uso del termómetro.
  • Colocar al bebé boca abajo en una superficie firme y segura, puede ser en un cambiador o incluso sobre su regazo.
  • Con una mano abrir un poco las nalguitas del bebé para poder visualizar el ano y con la otra mano introducirlo gentilmente y sin forzar el termómetro previamente lubricado unos 2 cm del extremo donde esta el bulbo.
  • Sostener termómetro al menos 2 minutos, teniendo la precaución de mantener al bebé firme para evitar que se de la vuelta y sus nalguitas juntas para evitar que expulse el termómetro.
  • Al sacar el termómetro, limpiar el lubricante o materia fecal si es que hay y colocarlo de manera que se pueda visualizar la línea de mercurio.
  • Si la temperatura es mayor a los 38°C ó 100°F, es probable que tu hijo tenga fiebre, así que hay que tomar las medidas necesarias.

2. Termómetro axilar:

  • Es un termómetro de vidrio con un bulbo más lago y fino. Aunque tu hijo sea pequeño se puede utilizar sobre todo si tiene diarrea o no quiere usar el termómetro rectal, se utliza generalmente en mayores de 3 meses. Para utilizarlo las recomendaciones son las siguientes:
  • Verificar que el bebé no se siente caliente por que está muy arropado o por que se ha ejercitado mucho y retirar su ropa de la cintura para arriba.
  • Preparar el termómetro limpiándolo bien y con la línea de mercurio debajo de lo normal (35°C) después colocar el bulbo bajo la axila del niño y mantener el codo del bebé pegado al cuerpo.
  • Mantener el termómetro colocado al menos 4 minutos.
  • Hacer la lectura, en general la temperatura axilar es medio grado menor que la rectal.
  • Al igual que el termómetro rectal, debe manipularese con mucho ya que puede quebrarse. Guardarlo limpio en un lugar seguro.
  • Este termómetro puede ser usado también para tomar la termperatura oral, para esto se necesita poner el bulbo debajo de la lengua del bebé, pidiéndole que cierre la boca y que sostenga suavemente el termómetro con los labios por lo menos 3 minutos, sin hablar y sin tratar de morderlo. Si tu hijo acaba de tomar una bebida muy fría o muy caliente, hay que esperarse unos 15 minutos antes de ponerle el termómetro. Se puede utilizar esta forma de tomar la temperatura si tu hijo es mayor de 5 años.
  • Algunas autoridades en pediatría sugieren actualmente evitar ya el uso de los termómetros de mercurio para prevenir la exposición a éste. Mencionan que aunque la cantidad de mercurio en un termómetro generalmente es insuficiente para producir una exposición clínicamente significativa, si el termómetro llegara a romperse el mercurio se evapora y puede ser inhalado, causando toxicidad.

Termómetro digital:

  • Este tipo de termómetros son más fáciles de leer. Para utilizarlo hay que hacer lo siguiente:
  • Limpiar el termómetro, al igual que en los de vidrio puede ser solo con agua y jabón o con alcohol y después enjuagarlo.
  • Verificar el buen funcionamiento de las pilas, encenderlo y colocar el sensor ya sea debajo de la lengua del niño, por debajo de la axila o en el recto (lubricándolo previamente).
  • Sostener el termómetro colocado al menos un minuto, hasta oír un bip electrónico que señala en qué momento retirarlo.
  • Hacer la lectura y guardarlo limpio.

Termómetro ótico

  • Indudablemente muchas madres preferirán los de este tipo, aunque más costosos, son muy fáciles de usar, leer y extremadamente rápidos, sin embargo son ideales para niños mayores ya que se debe introducir el extremo del termómetro en el canal auditivo y los bebitos tienen éste muy estrecho y en forma de S lo que hace difícil de colocarlos.
  • Para usarlo se recomienda lo siguiente: * Limpiar el termómetro, evitando restos de cerilla de una lectura anterior, o cambiar el capuchón plástico que muchos traen cada vez que se utiliza.
  • Verificar el buen funcionamiento de las pilas.
  • Colocarlo gentilmente introduciéndolo en el canal auditivo (incluso se puede jalar la oreja hacia afuera y hacia arriba para rectificar en conducto auditivo) y posteriormente activar el encendido.
  • Dependiendo del modelo escuchará un bip electrónico en unos segundos y obtendrá la lectura.
  • Si no se coloca correctamente, se podrá obtener una lectura incorrecta.
  • Leer el termómetro requiere de práctica, así que se mejor aprender a leerlo con anticipación y no en el momento preciso en que tu hijo presente fiebre.