Toll free: 01800.501.0101

Toll free: 01800.501.0101

Causas

La neuropatía periférica, que no se reduce a una única enfermedad, es el daño nervioso producido por diversas enfermedades. Las causes de las neuropatías incluyen las siguientes:

  • Alcoholismo. Las personas alcohólicas tienen una mala alimentación y esto puede provocar deficiencias de vitaminas.
  • Enfermedades autoinmunitaras. Entre ellas, el síndrome de Sjögren, el lupus, la artritis reumatoide, el síndrome de Guillain-Barré, la polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica y la vasculitis necrosante.
  • Diabetes. Más de la mitad de las personas con diabetes desarrollan algún tipo de neuropatía.
  • Exposición a sustancias tóxicas. Entre ellas, metales pesados y sustancias químicas.
  • Medicamentos. Ciertos medicamentos, especialmente los que se usan en el tratamiento del cáncer (quimioterapia), pueden causar neuropatía periférica.
  • Infecciones. Se incluyen ciertas infecciones víricas o bacterianas, como la enfermedad de Lyme, la culebrilla, el virus de Epstein-Barr, la hepatitis C, la lepra, la difteria y el VIH.
  • Trastornos heredados. Algunos trastornos, como la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth, son tipos heredados de neuropatía.
  • Traumatismo o presión en los nervios. Los traumatismos, como los sufridos por accidentes de vehículos automotores, caídas o lesiones por un deporte, pueden dañar los nervios periféricos. Tener un yeso o usar muletas, o realizar movimientos repetitivos, como escribir a máquina frecuentemente, podría ejercer presión en los nervios.
  • Tumores. Se pueden desarrollar crecimientos, tanto cancerosos (malignos) como no cancerosos (benignos), en los nervios y ejercer presión en ellos. Además, la polineuropatía puede ocurrir a causa de algunos tipos de cáncer relacionados con la respuesta inmunitaria del organismo. Es una forma de síndrome paraneoplásico.
  • Deficiencias de vitaminas. Las vitaminas B (incluidas la B-1, la B-6 y la B-12), la vitamina E y la niacina son cruciales para la salud de los nervios.
  • Trastornos de la médula ósea. Entre ellos, la producción de una proteína anormal en la sangre (gammapatías monoclonales), una forma de cáncer de hueso (mieloma osteoesclerótico), el linfoma y la amiloidosis.
  • Otras enfermedades. Entre ellas, enfermedades renales, enfermedades hepáticas, trastornos del tejido conectivo e hipoactividad de la glándula tiroidea (hipotiroidismo).

En algunos casos, no se puede identificar ninguna causa (neuropatía idiopática).

Siguiente: factores de riesgo de la neuropatía periférica →

 

Contenido: Mayo Clinic.