01800 999 URGE (8743)

01800 999 URGE (8743)

Ir a CheckUp-Maxi

Saber sobre una Enfermedad:

Cirrosis hepática

¿Qué es la cirrosis?

Es una enfermedad en la cual las células normales del hígado son reemplazadas por tejido cicatrizal. Esta situación ocasiona que el hígado deje de funcionar adecuadamente.

¿Cuáles son las funciones del hígado?

El hígado, es una glándula que se encuentra localizada en la región superior del abdomen, justo por debajo de la parrilla costal. Sirve para la producción de proteínas, colesterol, bilis y para la formación de hormonas. También sirve para eliminar del organismo sustancias tóxicas, las cuales una vez procesadas en el hígado son eliminadas a través de la bilis hacia el intestino.

¿Cuáles son las causas de la cirrosis?

Las causas que pueden provocar cirrosis son múltiples. La más común es el consumo excesivo de bebidas alcohólicas. Sin embargo existen otras situaciones que la producen como serían: infecciones virales de hepatitis de tipo B y C, enfermedades autoinmunes (como la cirrosis biliar primaria o la hepatitis autoinmune), reacciones a sustancias y medicamentos tóxicos, alteraciones congénitas en los niños, como la falta de desarrollo de las vías biliares; carencia de enzimas, como la deficiencia de alfa-1- antitripsina; infecciones parasitarias, como la esquistosomiasis y la insuficiencia cardiaca crónica.

¿Cuáles son las molestias de la cirrosis hepática?

Muchos pacientes con cirrosis pueden tener casi o ninguna molestia al inicio de la enfermedad.  Pueden existir síntomas inespecíficos como :

  1. Fatiga fácil.
  2. Debilidad.
  3. Pérdida de apetito.
  4. Prurito (comezón).
  5. Insomnio. 

Conforme avanza la enfermedad pueden presentarse las siguientes molestias:

  1. Coloración amarillenta de la piel y conjuntivas (ictericia).
  2. Presencia de moretones fáciles en la piel.
  3. Acúmulo de líquido abdominal (ascitis).
  4. Hinchazón de las piernas (edema).
  5. Alteración en la menstruación.
  6. Hemorragia digestiva.
  7. Dilatación de venas del esófago y estómago (várices).

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El diagnóstico se realiza en base al interrogatorio y a la exploración física.

¿Qué exámenes se requieren para el diagnóstico?

Los exámenes en sangre habitualmente muestran disminución de las proteínas corporales, alteración de las pruebas de función hepática y disminución de los factores de la coagulación.

Ya que la cirrosis puede ser ocasionada por diversos factores, en ocasiones se requieren ciertos exámenes especiales, pero en general los siguientes son los más frecuentes para llegar al diagnóstico :

  1. Pruebas de funcionamiento hepático.
  2. Citología hemática.
  3. Pruebas de coagulación.
  4. Perfil para hepatitis viral.
  5. Determinación de hierro en sangre.
  6. Determinación de ceruloplasmina.
  7. Pruebas para autoinmunidad (anticuerpos mitocondriales, antinucleares, etc).
  8. Ultrasonido del hígado y de las vías biliares.
  9. Endoscopia.
  10. Biopsia hepática.

¿Qué es la biopsia hepática?

Es un procedimiento que sirve para tomar una pequeña muestra del hígado y analizarlo. Esta muestra de tejido se toma a través de una aguja sobre la piel y es muy importante ya que nos permite estudiar el avance de la enfermedad, así como la causa que produjo la cirrosis.

¿Cuál es el tratamiento para la cirrosis?

El tratamiento está diseñado para limitar el daño al hígado y tratar de evitar complicaciones. Debido a que las causas que la producen son múltiples, el tratamiento debe de ser individualizada para cada persona. La dieta representa un papel fundamental en el tratamiento.

Los medicamentos más comunes son:

  1. Diuréticos.
  2. Multivitamínicos.
  3. Interferón.
  4. Antivirales.
  5. Esteroides.
  6. Inmunosupresores.
  7. Colestiramina.
  8. Ácido ursodeoxicólico.