01800 999 URGE (8743)

01800 999 URGE (8743)

Ir a COI-Maxi

Cáncer cervicouterino:

Prevención

Prevención

Antes de convertirse en cáncer, las células del cuello uterino atraviesan por cambios llamados displasias. Esto afecta primero a las células superficiales y después a las más profundas. Con el tiempo las células con displasia se convierten en cáncer. En total, el tiempo que toma en desarrollarse la enfermedad es de más de 10 años, durante los cuales la mujer no tiene síntomas.

Realizarse un Papanicolaou regularmente

La primera forma de prevenir o remediar un cáncer cervicouterino es haciéndose un Papanicolaou cada año. Si se hace regularmente, esta prueba detectará el papiloma (VPH) o el cáncer en una fase temprana, con lo que las probabilidades de curación serán significativamente más altas.

Monogamia

Para quienes son activos sexualmente, una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja no infectada es la estrategia con más posibilidades de prevenir la infección de VPH y con ella el riesgo de desarrollar cáncer.

Usar preservativos

No se sabe con precisión qué tanta protección proporcionan los preservativos (condones) contra el VPH, porque las partes que no cubre el preservativo pueden infectarse por el virus. Aunque se desconoce la eficacia de los preservativos para evitar el VPH, su uso está asociado con una menor incidencia de cáncer de cuello uterino.

Vacunarse

La Oficina de Medicinas y Alimentos de los Estados Unidos (Food and Drug Administration, FDA) ha aprobado dos vacunas para prevenir la infección por VPH: Gardasil® y Cervarix®. Las dos son efectivas para prevenir infecciones de los tipos 16 y 18 del papiloma, que causan 70% de los casos de cáncer de cuello uterino. Gardasil® también impide la infección por los tipos 6 y 11, que causan 90% las verrugas genitales de papiloma.

Proporcionar la vacuna a todas las mujeres puede reducir hasta en 2/3 partes el número de muertes por cáncer de cuello uterino en el mundo. Todavía no se conoce la duración de la inmunidad y se están realizando investigaciones para determinarla.

Los estudios clínicos en fase III han indicado que Gardasil® y Cervarix® pueden proporcionar protección contra el VPH 16 por cuatro años. Otros estudios menos extensos sugieren que es posible que la protección dure más de cuatro años, pero no se sabe si la protección durará toda la vida.

Se ha comprobado que tanto Gardasil® como Cervarix® son efectivas solamente si se administran antes de la infección por VPH, por lo que su aplicación se recomienda antes de que la persona sea sexualmente activa. La FDA aprobó Gardasil® para su uso en mujeres de 9 a 26 años de edad y el Cervarix® para su uso en mujeres de 10 a 25 años.

Siguiente: tratamientos del cáncer cervicouterino →