01800 999 URGE (8743)

01800 999 URGE (8743)

Ir a COI-Maxi

Cáncer de pulmón:

Tratamientos

Tratamientos

La decisión de cuál es el mejor tratamiento depende del tipo de cáncer de pulmón y de la etapa en que se encuentre. Los pacientes pueden recibir cirugía, quimioterapia, radioterapia, terapia dirigida o alguna combinación de éstas. Los especialistas que tratan el cáncer pulmonar incluyen a cirujanos torácicos, oncólogos y radio-oncólogos. El equipo de atención puede también incluir un neumólogo.

Cirugía

La cirugía para el cáncer de pulmón extirpa el tumor, los ganglios linfáticos cercanos y una zona amplia de pulmón sano alrededor del tumor.

El período de recuperación es diferente para cada persona. La estancia en el hospital es de una semana o más. Pueden pasar varias semanas antes de que el paciente esté en condiciones de volver a sus actividades normales.

Radioterapia

La radioterapia consiste en enviar radiación a una zona específica del cuerpo. Su aplicación requiere la planeación y vigilancia de un radio-oncólogo. La radiación destruye las células cancerígenas de la región sin afectar a las células distantes.

La radioterapia de intensidad modulada es un tratamiento de última tecnología que permite a los médicos delimitar con precisión los bordes del tumor y atacarlo respetando el tejido sano. Gracias a estos avances, los pacientes experimentan menos efectos secundarios y mejores resultados.

Médica Sur cuenta con los equipos más modernos para radioterapia de intensidad modulada, como el TrueBeam, que son muy precisos (lo que reduce significativamente los tejidos sanos dañados) y te exponen menos tiempo a la radiación contenida en los rayos electromagnéticos.

Para el cáncer de pulmón, la radioterapia más común es la radiación externa. Los tratamientos por lo general se programan en 5 sesiones durante varias semanas.

Los efectos secundarios dependen del tipo y las dosis de radiación, así como de la parte del cuerpo que esté siendo tratada. En algunos casos, la radioterapia al tórax puede afectar al esófago y hacer que sea difícil pasar los alimentos.

Quimioterapia

Es un tratamiento en el que se dan medicamentos que impiden el desarrollo de las células malignas.

Puede emplearse después de la cirugía para disminuir las posibilidades de que el cáncer recurra, administrarse antes de ella para disminuir el tamaño del tumor, o en etapas avanzadas, cuando el cáncer ha invadido otros órganos.

Se administra por vía intravenosa u oral, y generalmente se utiliza una combinación de diversos medicamentos dependiendo del tipo de cáncer y el perfil del paciente.

Se aplica en ciclos: por cada tratamiento hay un período de descanso, cuya duración dependerá de los medicamentos, su eficacia y efectos secundarios.

Los fármacos que se utilizan en la quimioterapia pueden alterar células normales, causando efectos secundarios, de los que los más comunes son los siguientes:

  • Afectación a los glóbulos blancos. A veces la quimioterapia reduce las concentraciones de glóbulos blancos y existe la probabilidad de contraer infecciones, sangrar con facilidad o sentir debilidad y cansancio. En este caso se deben realizar análisis de sangre para vigilar las concentraciones de glóbulos blancos. Existen medicamentos que ayudan a la producción de nuevos glóbulos.
  • Caída del pelo. La quimioterapia puede causar la caída del pelo, que volverá a crecer al finalizar el tratamiento, en ocasiones con diferente color o textura.
  • Efectos sobre el aparato digestivo. La quimioterapia puede hacer que disminuya el apetito, tengas náusea y ocasionalmente vómito y diarrea. Existen medicamentos para contrarrestar estos efectos; además contamos con un servicio de nutrición oncológica que te ayudará a vencerlos y trabajará para que estés en condiciones nutricionales adecuadas.
  • Otros. Algunos fármacos contra el cáncer de pulmón también pueden causar disminución de la audición, dolor en las articulaciones y hormigueo o entumecimiento en las extremidades. Estos efectos tienden a desaparecer al terminar el tratamiento.

Terapia molecular dirigida

Los fármacos que se utilizan en la terapia molecular dirigida bloquean específicamente el crecimiento y la diseminación de las células malignas. Los fármacos entran al torrente sanguíneo y atacan las células malignas de todo el cuerpo. Se usa principalmente en personas con cáncer de pulmón de células no pequeñas que ha hecho metástasis. La administración puede ser intravenosa u oral.

Cuidados médicos de alivio

El cáncer de pulmón y su tratamiento pueden generar otros problemas de salud, por lo que es posible que necesites apoyo médico de alivio. Tu equipo de atención médica puede informarte más acerca de los siguientes problemas y cómo controlarlos:

  • Dolor: un especialista puede sugerirte varias formas de aliviar o mitigar el dolor.
  • Falta de aire o problemas para respirar: las personas con cáncer de pulmón tienen dificultad para respirar. Tu médico te recomendará un terapeuta de la respiración.
  • Líquido en los pulmones: el cáncer avanzado puede hacer que se acumule líquido en el fino tejido que recubre los pulmones o alrededor de ellos, haciendo más difícil respirar. Es posible extraer este líquido y en algunos casos se puede realizar un procedimiento para impedir que suceda nuevamente.
  • Neumonía: en ocasiones se tomarán radiografías para revisar que no haya infecciones pulmonares.

Fin de la sección cáncer de pulmón