01800 999 URGE (8743)

01800 999 URGE (8743)

Epidemiología e impacto del envejecimiento

En 1990,  las personas de 65 años en adelante representaban el 12% a nivel mundial, y se espera para el 2030 este sector de la población incremente un 20%.  

Específicamente en México, existe un incremento promedio anual de 180 mil adultos por año. Esto se debe a que experimentamos cambios importantes en las transiciones tanto epidemiológicos como demográficos, que conducen a un acelerado envejecimiento de la población. Aunque existe una mayor esperanza de vida debido a los adelantos tecnológicos en relación al diagnóstico y tratamiento oportuno de las enfermedades, la disminución en la tasa de fecundidad y el aumento en la prevalencia de enfermedades crónicas, han hecho necesario contar con servicios médicos integrales para enfrentar el proceso paulatino de envejecimiento.

Prevención y envejecimiento saludable

La vejez es el principal factor de riesgo para la aparición de enfermedades crónicas. El envejecimiento es un proceso continuo, irreversible y progresivo. 

Es  por ello que es necesario realizar una adecuada prevención para reducir la aparición de estas enfermedades. Según la literatura, se considera Envejecimiento Exitoso, a aquel en el que existe ausencia de problemas físicos o cognitivos, implementando estrategias de tratamiento y prevención a tiempo. Una de las metas principales en los adultos mayores es mantener o lograr una sana relación social y una forma positiva de ver la vida, incluso más que el bienestar físico.

Se entiende por concepto, que el Envejecimiento Exitoso no  incluye a aquellos adultos mayores que viven plenamente con algún grado de enfermedad. Existe debate en relación a este término, sin embargo es  importante que aún ante la presencia de enfermedades crónicas tengamos un control adecuado de las mismas y llevar a cabo también programas establecidos de ejercicio y nutrición para evitar su progresión y la aparición de enfermedades propias del envejecimiento.

Enfermedades frecuentes

Existen diversas enfermedades que se presentan con mayor frecuencia en los adultos mayores y es indispensable conocerlas para prevenirlas  y  tratarlas para evitar un deterioro temprano.

Algunas de estas son: Trastornos de la marcha y el balance, incontinencia urinaria y/o fecal, demencia, alteraciones sensoriales (audición y visión), fragilidad, dolor crónico, depresión y ansiedad, deterioro funcional, pérdida de la autonomía, patología dental, patología ósea con alteraciones a nivel de los pies y síndrome de caídas.

Cáncer y envejecimiento

El envejecimiento es la causa más importante como factor de riesgo para cáncer. La incidencia de las neoplasias más comunes se incrementa con la edad. De hecho, más del 60% de las neoplasias ocurren en pacientes de 65 años y más.

El cáncer es la causa más común de muerte en personas mayores de 85 años.  Por lo tanto, un mejor conocimiento de la enfermedad hará que se llegue a un mejor control en las personas mayores.

Existen múltiples interacciones biológicas entre el cáncer y el envejecimiento. Entre ellos se encuentra un incremento en la susceptibilidad de los tejidos envejecidos a los carcinógenos ambientales, cambios en el ambiente corporal, factores inmunológicos, etc. La susceptibilidad mayor de los viejos al cáncer indica que la prevención primaria del mismo, incluyendo eliminación de carcinógenos ambientales y quimio prevención, puede ser particularmente efectiva en esta población.