01800 999 URGE (8743)

01800 999 URGE (8743)

Ir a neurologia_y_neurocirugia

Esclerosis lateral amiotrófica:

Tratamiento y fármacos

Haz una cita

5424 6890
Lunes a viernes 7 a 21 hrs.
Sábado 8 a 14 hrs.
Estamos en la planta baja de la Torre II

Tratamiento y fármacos

No hay forma de revertir el curso de la esclerosis lateral amiotrófica. El tratamiento está enfocado en reducir la progresión de los síntomas, previniendo complicaciones y promoviendo mayor tiempo de comodidad e independencia.
Dado que la ELA crea circunstancias físicas, mentales y sociales complejas, es útil tener un grupo integrado de médicos y otros profesionales de la salud encargados del cuidado del paciente. Esto puede prolongar su supervivencia y mejorar su calidad de vida.
Este grupo de médicos define la selección de los tratamientos adecuados para cada caso, aunque el paciente siempre mantendrá el derecho y la opción de elegirlos o descartarlos.

Medicamentos

Pastillas

El riluzol es el único medicamento aprobado por la FDA para el tratamiento de la ELA. Éste parece reducir la progresión de la enfermedad en algunas personas, probablemente reduciendo los niveles de glutamato.
Algunos efectos secundarios que puede causar son mareo, alteraciones gastrointestinales y alteración en las pruebas de función hepática
Otros medicamentos pueden ser útiles para la disminución de síntomas como:

  • Calambres musculares y espasmos.
  • Espasticidad.
  • Constipación.
  • Fatiga.
  • Salivación excesiva.
  • Incremento de las secreciones bronquiales (flemas).
  • Dolor.
  • Depresión.
  • Alteraciones del sueño.
  • Risa o llanto no controlados.

Terapia

Cuidados respiratorios: si se presentan dificultades para respirar, los médicos pueden prescribir el uso de equipos que asisten la respiración por las noches o, si la dificultad es más severa, el empleo de dispositivos de ventilación mecánica que llevan aire a los pulmones a través una sonda en la tráquea.

Terapia física: un terapista físico puede apoyar al paciente con medidas de cuidado al caminar, estrategias para moverse que preserven el máximo posible la independencia y ejercicios de bajo impacto y estiramientos para mantener la salud cardiovascular y prevenir el dolor. También ayuda a la adaptación al bastón, la andadera o la silla de ruedas, así como hacer sugerencias sobre equipos, rampas o apoyos para facilitar la movilidad.

Terapia ocupacional: un terapista ocupacional apoya al paciente a encontrar formas de mantener su independencia, a pesar de la debilidad en manos y brazos, recomendando y capacitando sobre el uso de equipo adaptativo que lo ayuden a realizar las tareas diarias, como vestirse, peinarse, bañarse, etc.

Los terapistas ocupacionales tienen un buen entendimiento sobre el uso de computadoras a través de tecnologías de accesibilidad, de utilidad para algunos pacientes.

Terapia del lenguaje: dado que la ELA afecta los músculos usados para hablar, la comunicación se puede volver un problema a medida que la enfermedad progresa. Un terapista del lenguaje puede enseñar a los pacientes a usar técnicas adaptativas para hacer que el lenguaje sea más claro y fácil de entender, o emplear otros métodos de comunicación, como una tabla de alfabeto o papel y pluma.

En etapas más tardías tu terapista del lenguaje pude recomendarte equipos como computadores con aplicaciones para escribir y hablar, o equipos con sintetizadores del lenguaje para ayudarte a comunicar.

Apoyo nutricional: un profesional de la nutrición trabaja con los pacientes y sus familias, tomando medidas para que la alimentación se realice con facilidad y de forma nutritiva. Eventualmente puede ser necesaria una sonda de alimentación.

Apoyo psicológico y social: el equipo médico puede incluir trabajadores sociales que apoyen con las situaciones financieras, el seguro, y la obtención de equipos que los pacientes puedan necesitar. Los psicólogos proveen el apoyo emocional tanto a pacientes como a familiares.

Siguiente: soporte y cómo sobreponerse a la esclerosis lateral amniotrófica →

 

Contenido: Mayo Clinic.