01800 999 URGE (8743)

01800 999 URGE (8743)

Ir a neurologia_y_neurocirugia

Miastenia gravis:

Síntomas

Haz una cita

5424 6890
Lunes a viernes 7 a 21 hrs.
Sábado 8 a 14 hrs.
Estamos en la planta baja de la Torre II

Síntomas

La debilidad muscular causada por la miastenia gravis empeora a medida que los músculos se utilizan de forma repetida. Dado que los síntomas normalmente mejoran con el descanso, la debilidad muscular puede ir y venir. Sin embargo, los síntomas tienden a avanzar con el tiempo, y por lo general alcanzan el peor estado unos pocos años después del inicio de la enfermedad.

Aunque la miastenia gravis puede afectar cualquier músculo que controlas de forma voluntaria, la enfermedad afecta con más frecuencia a ciertos grupos de músculos que otros.

Músculos de los ojos

En más de la mitad de las personas que desarrollan miastenia gravis, los primeros signos y síntomas incluyen problemas en los ojos, entre ellos:

  • Caída de uno o ambos párpados (ptosis).
  • Visión doble (diplopía), que puede ser horizontal o vertical, y mejora o se resuelve al cerrar un ojo.

Músculos de la cara y de la garganta

En aproximadamente un 15% de las personas con miastenia gravis, los primeros síntomas involucran los músculos de la cara y de la garganta, y pueden provocar lo siguiente:

  • Alteraciones para hablar. Puedes hablar con un sonido suave o nasal, según qué músculos se han afectado.
  • Dificultad para tragar. Te puedes ahogar fácilmente, lo que dificulta comer, beber o tomar pastillas. En algunos casos, los líquidos que tratas de tragar pueden salir por la nariz.
  • Problemas para masticar. Los músculos que utilizas para masticar se pueden cansar mientras masticas una comida, especialmente si estás comiendo algo duro de masticar, como la carne.
  • Expresiones faciales limitadas. Tus familiares pueden comentar que has “perdido la sonrisa” si los músculos que controlan tus expresiones faciales se ven afectados.

Músculos del cuello y de las extremidades

La miastenia gravis puede causar debilidad en el cuello, los brazos y las piernas, pero esto suele ocurrir junto con la debilidad muscular en otras partes del cuerpo, como los ojos, la cara y la garganta.

El trastorno normalmente afecta los brazos más que las piernas. Sin embargo, si afecta las piernas, es posible que camines como pato. Si tienes el cuello débil, puede resultarte difícil sostener la cabeza.

Cuándo consultar con el médico

Habla con tu médico si tienes dificultades para lo siguiente:

  • Respirar.
  • Ver.
  • Tragar.
  • Masticar.
  • Caminar.
  • Usar los brazos o las manos.
  • Sostener la cabeza.

Siguiente: causas de la miastenia gravis →

 

Contenido: Mayo Clinic.