01800 999 URGE (8743)

01800 999 URGE (8743)

Ir a Pie-Maxi

Servicio de Pie y Tobillo:

Tips y recomendaciones

Cuida tus pies,  una serie de hábitos es muy importante, pues mejorará tu salud actual y a futuro será benéfico  para el estado de tus pies y tobillos.

El calzado.

Usamos los zapatos para proteger los pies y evitar heridas, sin embargo para que sean efectivos deberán calzar bien; los zapatos que no quedan bien, o son demasiado angostos, chicos o grandes son incómodos, lastiman y deforman los pies.

Al elegir un calzado, muchas veces consideramos  como lo más importante el aspecto estético. Desde el punto de vista práctico debe ser duradero y dar  protección  y soporte a   los pies, pero sobre todo ser cómodo. Hay que recordar  que se debe adaptar a la forma del pié, no es el pie el que debe ajustarse a la  horma del zapato.

Si intentamos calzar el pie en un zapato inadecuado, terminaremos con dolor, ampollas y callos que podrán ser temporales, pero que con el tiempo pasaran a ser permanentes.

Recomendaciones para el calzado

  1. El pie puede variar de tamaño, pídele al vendedor de zapatos que te mida el largo y el ancho del pie.
  2. El pie se ensancha al colocarle peso, por lo tanto párate cuando te midan el pie.
  3. Los pies se hinchan y ensanchan durante el día, mídete los pies al finalizar el día.
  4. Los zapatos que compres deben quedarte bien cuando el pie está ensanchado y alargado, sin embargo si hay demasiado espacio en la punta del zapato, el pie se deslizará  y se formarán ampollas y raspaduras.
  5. El zapato debe quedar bien no sólo en la punta sino en el talón también. Asegúrate que el talón no sobresalga por la parte trasera del zapato.
  6. Camina con los zapatos nuevos y asegúrese que sean cómodos y ajusten a la forma de su pie.
  7. No elijas el zapato sólo por el número, un 10 de una marca o estilo puede ser más pequeño o más grande que el mismo número 10 de otra marca o estilo. Compra el zapato que te quede bien. 
  8. Mídete el pie regularmente, el tamaño cambia a medida que pasan los años.
  9. Si sientes que el zapato te queda muy ajustado, no lo compres, no existe un período de "amoldamiento"; el pie puede llegar a estirar el zapato, pero causará dolor y heridas.
  10. Si un pie es mucho más grande que el otro, coloca una plantilla en el zapato del pie más pequeño.
  11. Puedes estar a la moda y cómodo también.

¿Cómo elegir el zapato de hombre?

Los zapatos de hombre se adaptan a la forma del pie: tienen suficiente espacio horizontal, vertical y en la puntera; tienen tacón bajo (generalmente media pulgada de alto). Las suelas son de material duro, cuero o material suave como crepe, sin embargo, los de suela más suave tienden a ser más cómodos si debes estar parado por mucho tiempo.

¿Cómo elegir el zapato de mujer?

Los zapatos ideales son los de tacón bajo (una pulgada o menos), con puntera ancha que permita acomodar bien la parte frontal del pie.

Los zapatos de tacón alto y puntiagudos causan muchos problemas ortopédicos, son incómodos, lastiman los dedos, los tobillos, las rodillas, las pantorrillas y la espalda. La mayoría de los zapatos de tacones altos son puntiagudos, con puntera angosta que juntan los dedos y los llevan a una posición triangular incómoda, éstos zapatos distribuyen el peso del cuerpo de manera dispareja, colocan mucho peso en la parte delantera de la planta del pie y en los dedos, esta distribución irregular junto con la forma puntiaguda hacen que la persona esté incómoda, sienta dolor y termine con  dedos en  martillo y otras deformaciones.

La altura de los tacones es muy importante,  la presión que se siente en la planta del pie se puede duplicar; cuanto más alto es el tacón, mayor será la presión que se sienta. Si  los zapatos de tacones bajos no quedan bien pueden causar problemas y con el avance del tiempo se puede terminar con deformaciones permanentes.

¿Cómo elegir el zapato tipo atlético?

El calzado atlético se utiliza para proteger los pies de ciertas presiones que se desarrollan al practicar un deporte, se trata de dar más tracción al deportista, por ejemplo el calzado que se usa para correr es diferente del que se usa para hacer gimnasia aeróbica. Existen diversos diseños, variedad de material, peso, tipo de cordones y otros factores que tienden a proteger los pies.

Lo más importante de un zapato es que sea cómodo, si el zapato calza bien se reducirán las ampollas o cualquier otro tipo de irritación de la piel.