01800 999 URGE (8743)

01800 999 URGE (8743)

Ir a trastornos-Maxi

Servicio de Trastornos de la Conducta Alimentaria y Obesidad Infantil:

¿Cómo ayudar a una persona con trastornos de la conducta alimentaria?


Si existe duda de que algún familiar o conocido está iniciando o ya cursando con alguno de estos trastornos, es importante platicar con esa persona querida, hay que ser honesto, directo y comprensivo; explicar exactamente lo que se ha observado, manifestarle la preocupación y el deseo de ayuda; sugerir la búsqueda de ayuda profesional y ofrecer acompañarle; hacerle sentir que no esta solo.

Si se resiste a ser ayudado o niega el problema, es posible que no esté preparado para admitir que lo tiene, no se le puede obligar a menos que se considere que está poniendo en riesgo su integridad física o mental.
Sin embargo, se le puede indicar a dónde dirigirse o llamar para pedir información; se puede incluso, sugerir que empiece por realizarse un examen médico.

Lo que no se recomienda:

  • Si es un familiar, no sentirse culpable; lo importante es saber lo que se le puede aportar para ayudarle.
  • No permitir que la comida sea un arma, no dejar que coma solo o diga que ya comió, cuando se sospecha que no es verdad.
  • No sobreproteger al familiar o amigo; necesita oportunidad de ser responsable e independiente.

Lo que si se puede hacer:

  • Demostrar a través de actos y de palabras que se le quiere y se le respeta, pero asegurándose de que entienda que en la vida de los otros, él es importante.
  • Darle la oportunidad de tomar responsabilidades en la medida que esté preparada/o (sin presionar prematuramente). 
  • Reconocer y respetar sus ideas e ideales aunque difieran de los tuyos; hablar acerca de las diferencias, pero tratándolo/a como a un adulto con el que se pueden cambian impresiones.

Recomendaciones a los padres para prevenir los trastornos de la conducta alimentaria:

  • Explica a tus hijos que no existe una figura corporal perfecta: que hay diferentes biotipos (formas del cuerpo); que la calidad y el valor de las personas está más allá de su apariencia.
  • Come junto a rus hijos: sirve comidas bien balanceadas dirigidas a toda la familia, sin consentir preferencias sobre tal o cual alimento. Habla con ellos sobre los mitos o comentarios sin fundamento acerca de algunos alimentos, por ejemplo "el pan engorda", "el chocolate provoca acné"; evite que tu familia coma viendo la televisión.
  • Habla con tus hijos sobre el uso de palabras o ideas que evocan intolerancia: "morenito", "gordo", "chaparro", entre otros.
  • Enseñe a tus hijos a ver la televisión de forma crítica, mostrándoles el mensaje oculto de los anuncios y promocionales como por ejemplo:  la relación de la imagen estética de los comerciales  con la intención de vender un producto.

Inculca en tus hijos la práctica de algún deporte, esto fomentará su autoestima y les ayudará a conocerse más.

¡Infórmate, por ti y por tus hijos!