01800 999 URGE (8743)

01800 999 URGE (8743)

Ir a CheckUp-Maxi

Saber sobre una Enfermedad:

Edema cardiovascular

Edema es la retención y acumulación anormales de líquido entre el tejido laxo de una región secundaria a una falla cardiovascular. Cuando ocurre en una cavidad puede llamarse derrame.

¿En qué regiones puede formarse edema?

Toda región del cuerpo puede acumular líquidos. Las regiones que nosotros podemos observar son las extremidades inferiores sobretodo tobillos, las extremidades superiores sobretodo las manos, la cara a nivel de los párpados que son zonas blandas, pero puede acumularse en otros sitios incluso a nivel de órganos internos o cavidades internas que no podemos ver a simple vista, tal es el caso del edema en intestino, o la acumulación de líquidos en la cavidad pericárdica, en la cavidad pleural o en la cavidad peritoneal.

¿Cuáles son las causas del edema? 

Existen causas cardíacas de retención de líquidos pero también puede haber causas renales, hepáticas, y nutricionales.

¿Qué tan severo puede ser el edema? 

El edema puede ser apenas perceptible o ser tan importante que cause incapacidad física o que intervenga con la función de los órganos como sería el caso del edema pulmonar que impide la oxigenación normal de la sangre, el derrame pleural que disminuye la capacidad del pulmón para expanderse adecuadamente y compromete la ventilación, el derrame pericárdico que puede impedir la contracción normal del corazón, el edema intestinal que impide la función de absorción normal, entre otros ejemplos. 

Cuando la retención es severa, el paciente entra en un estado denominado anasarca.

¿Por qué se produce el edema? 

Cualquier alteración que cause insuficiencia cardiaca ocasionará retención de líquidos por dos mecanismos: 

  1. El corazón no tendrá una contracción efectiva que logre impulsar la sangre adecuadamente y por tanto habrá un "encharcamiento".
  2. Durante la insuficiencia cardiaca la excreción de sal se ve disminuida de tal manera que se retendrá un mayor volumen de líquido que será impulsado cada vez con más dificultad por un corazón con contracción inadecuada. 

Estos dos mecanismos se entrelazarán progresivamente formando un círculo vicioso de retención de sal y agua-incapacidad para impulsar tal volumen-mayor retención-mayor incapacidad de impulsar la sangre, y así sucesivamente llevando al sujeto a una retención severa de líquidos que van tomando sitio desde los lugares declive hacia las regiones más superiores del cuerpo.

¿Qué factores precipitan esta condición? 

Las lesiones orgánicas y funcionales del corazón pueden llevar a insuficiencia cardiaca, la cual a su vez puede ser aguda o crónica.

Enfermedades como el aumento de la presión pulmonar por ejemplo por enfisema en pacientes fumadores, bronquíticos o asmáticos, enfermedades infiltrativas o restrictivas del corazón, enfermedades valvulares y cardiopatía isquémica, serían ejemplos de condiciones que pueden precipitar insuficiencia cardiaca con formación de edema.

¿Cuáles son los síntomas y signos del edema? 

Cuando el edema es periférico existe aumento de volumen, sensación de pesantez, dolor, sensación de cansancio, frío y calambres en las extremidades afectadas. 

Cuando la retención de líquidos sobrepasa la periferia e incluye órganos vitales es frecuente que el paciente refiera disnea o falta de aire por presencia de líquidos en el tejido pulmonar o en la cavidad pleural, distensión abdominal importante denominada ascitis que impide la libre expansión del diafragma contribuyendo a la insuficiencia ventilatoria o la falla de la bomba cardiaca que puede llevar a la muerte si no se atiende. 

Es importante señalar que conforme el paciente va reteniendo líquidos nota que los zapatos aprietan, que aumenta bruscamente de peso de un día a otro, que disminuye la cantidad de orina que produce, que se fatiga al subir escaleras y después incluso al caminar en plano o aún al mínimo esfuerzo y que requiere mayor número de almohadas e incluso dormir sentado, que presenta cefalea, tiene taquicardia o palpitaciones, antes de decidirse a acudir al médico.

¿Cómo se diagnostica? 

En cuanto el paciente nota retención de líquidos que no se modifica en dos o tres días, debe acudir al médico para su evaluación. El diagnóstico es fundamentalmente clínico porque se caracteriza por ser un edema ascendente, progresivo y simétrico. 

El paciente requiere una historia clínica completa, valoración por el especialista en cardiología, exámenes de laboratorio y cuantificación de proteínas en sangre, electrocardiograma, teleradiografía de tórax y ecocardiograma.

¿Cuál es el tratamiento? 

Una vez determinada la causa de la insuficiencia cardiaca que ha llevado a la retención de líquidos podrá iniciarse el manejo médico que incluirá cambios en el estilo de vida especialmente reducir la ingestión de sal y líquidos, medicamentos diuréticos de los cuales existen varios tipos y se elegirán de acuerdo a las características particulares del paciente, reposo, si es necesario oxigenación externa, y el uso de medicamentos que favorezcan la contracción cardiaca o bien otros medicamentos que alivien las enfermedades que precipiten la insuficiencia cardiaca como por ejemplo el tratamiento de neumonías, de crisis asmáticas, insuficiencia hepática o renal, entre otras. 

El edema en sus fases iniciales se tratará en casa, pero una vez que se acompañe de insuficiencia cardiaca debe tratarse preferentemente en medio hospitalario durante la fase aguda.