01800 999 URGE (8743)

01800 999 URGE (8743)

Ir a CheckUp-Maxi

Saber sobre una Enfermedad:

Infección de vías urinarias

¿Qué es una infección de vías urinarias (IVU)? 

La orina se produce en los riñones mediante un sistema complicado de selección de sustancias y agua. Todo el trayecto que recorre la orina desde los riñones hasta su expulsión debe mantenerse estéril. Cualquier contaminación se denominará urosepsis, que puede ir desde una contaminación asintomática de la uretra, hasta una infección severa a nivel de los riñones que puede ocasionar pielonefritis y/o absceso renal, sepsis (infección generalizada) y si no es tratada, hasta la muerte.

  • Se observa una inflamación producto de la infección bacteriana del tracto urinario, que si no es tratada, puede causar daño permanente a la vejiga y los riñones.
  • La infección de vías urinarias bajas es una de las causas más frecuentes de la consulta médica general, en cualquier género y edad.

¿Cómo ocurre? 

La infección de vías urinarias se produce por la presencia de bacterias que se multiplican en el tracto urinario. Estas bacterias pueden causar:

  • Cistitis (infección de la vejiga).
  • Pielonefritis (infección del riñón).
  • Uretritis (inflamación de la uretra, el tubo que descarga la orina de la vejiga).
  • Síndrome uretral (dolor al orinar sin prueba de una infección bacteriana en la orina). 

Las bacterias que causan la infección muchas veces se permean del recto a la uretra y de allí a la vejiga o a los riñones. Es más común en las mujeres tanto porque la uretra es más corta, como por la cercanía de la región anal. En otras ocasiones la infección proviene por vía hematógena de otros sitios de infección. No siempre se sabe cuál es la causa.  Las infecciones también se pueden producir en el uréter o en los riñones.

Pueden variar de acuerdo a la intensidad de la infección, y pueden presentar estas variables de síntomas:

  • Asintomática.
  • Dolor o molestia (ardor) al orinar, dolor en la parte inferior de la pelvis, el abdomen, la parte inferior de la espalda o el costado del cuerpo.
  • Escalofríos.
  • Fiebre.
  • Náusea y vómito.
  • Ganas frecuentes de orinar.
  • Pérdida de orina (incontinencia).
  • Orina con olor fuerte o fétido.
  • Cambios en la cantidad de orina, ya sea de más o de menos.
  • Sangre en la orina.
  • Dolor a nivel lumbar en la cual se encuentran los riñones.
  • Edema (hinchazón) en párpados o extremidades.
  • Sin ningún dato clínico objetivo a pesar de las moletis referidas.

¿Cómo se diagnostica? 

Su médico le examinará y le preguntará qué síntomas tiene, el examen debe incluir examen de la pelvis. Siempre es conveniente evidenciar la infección urinaria. Se le indicará realizar análisis de orina, que incluya cultivo de la orina, ya que la identificación de la bacteria causal es muy importante; se sugiere además realizar una biometría hemática que indique la gravedad de la infección. En el paciente diabético debe además realizarse determinación de glucosa en sangre ya que durante las infecciones puede haber descontrol metabólico e incluso requerir atención hospitalaria.

Si las infecciones se repiten o sus síntomas continúan después del tratamiento, el médico podrá realizar:

  • Urografía excretora. Tipo especial de radiografía de los riñones, los uréteres y la vejiga.
  • Diagnóstico por ultrasonido renal y vesical.
  • Cistoscopía. Examen de la parte interna de la vejiga con un pequeño endoscopio, que es realizado por el especialista en urología.

Todos estos estudios deben estar indicados por su médico.

¿Cuáles son las bacterias más frecuentes?

Las bacterias más frecuentes son:

  • Escherichia coli.
  • Grupo Proteus.
  • Providencia.
  • Serratia. 

Puede haber también contaminación con hongos y microbacterias de la tuberculosis en cuyo caso el manejo es especializado.

¿Cuáles son los factores de riesgo? 

Malformaciones congénitas, sobretodo dobles sistemas colectores.

Procesos obstructivos, estructurales, mecánicos o funcionales, por ejemplo estructuras que presionan ureteros, litiasis (piedras), espasmos prolongados o vejiga neurogénica, la cual no puede vaciarse por deterioro de las fibras nerviosas.

Embarazo, ya que el útero frecuentemente presiona los ureteros. Esta es una condición de vital importancia ya que la urosepsis puede provocar desde aborto hasta prematurez o muerte del producto.

Disminución de las hormonas, bien sea por la etapa premenopáusica o durante la menopausia en la que cambia la acidez vaginal y se adelgazan los tejidos que habitualmente protegen a la mujer. Este problema se incrementa con la edad, además en la vejez se ve favorecida por la incontinencia urinaria.

En las mujeres el inicio de vida sexual activa o el cambio de pareja, o las prácticas génito-anales. 

En el varón con crecimiento prostático que ejerce obstrucción al libre drenaje de la orina, o en el paciente incontinente que requiere de protección sanitaria. 

El paciente inválido cuya vejiga no puede vaciarse por problema de compromiso de las raíces nerviosas o de todo aquel que requiere de sondeo continuo.

¿Cómo se trata? 

El tratamiento siempre debe ser otorgado por el médico para evitar los procesos crónicos, complicados y la resistencia bacteriana. La resistencia puede presentarse por dosis insuficientes, antibiótico equivocado, antibióticos múltiples, o interrupciones del tratamiento. Esta resistencia ocasiona la generación de bacterias más agresivas e invasoras. 

El tratamiento de las infecciones bajas y no complicadas podrá ofrecerse en casa, pero las infecciones más altas y graves podrán incluso requerir tratamiento antimicrobiano combinado en hospitalización. 

Para la administración del antibiótico idealmente debe contarse con urocultivo, aunque en infecciones muy sintomáticas el médico iniciará un tratamiento convencional de acuerdo a las bacterias más frecuentes y posteriormente podrá rectificar en caso necesario el tratamiento una vez contando con el resultado del urocultivo.

Tome todo el medicamento recetado por su médico, aún cuando ya no tenga síntomas. Si deja de tomar el medicamento antes de terminar el ciclo indicado, es posible que recurra la infección.

Si no se trata la infección, es posible que los riñones se dañen o que la infección se transmita a la sangre. Si esto llegara a suceder podría llegar a ser fatal. Si tiene una infección grave de los riñones, le darán antibióticos por vía intravenosa y es posible que se tenga que hospitalizar.

¿Cuáles son las complicaciones de las infecciones no tratadas o mal tratadas? 

Las infecciones en etapa inicial se pueden curar con un tratamiento simple, sin embargo si no son tratadas a tiempo pueden existir varias complicaciones entre las que se encuentran: 

  • Resistencia bacteriana.
  • Infección más grave de la inicial.
  • Infección ascendente.
  • Formación de absceso renal o alrededor del riñón.
  • Destrucción del riñón con insuficiencia renal secundaria.
  • Necesidad de extirpar el riñón por infección intratable y riesgo de septicemia.
  • Infecciones sobrepuestas, frecuentemente con bacterias más agresivas o resistentes, o por hongos.

Recomendaciones

  • Siga las indicaciones de su médico.
  • Notifique a su médico si presenta fiebre, malestar general, náusea o cualquiera otra molestia.
  • Después de evacuar, el aseo debe realizarse de adelante para atrás para evitar que los gérmenes de la materia fecal se transmitan a la uretra. El aseo debe ser con agua y jabón.
  • Mantenga limpia su zona genital.
  • Vacíe por completo la vejiga al orinar.
  • Orine poco tiempo después de tener relaciones sexuales.
  • Use ropa interior de algodón o prendas que tienen algodón en la parte que cubre las zonas genitales.
  • Cambie de ropa interior todos los días.
  • Beba abundantes líquidos.
  • Evite el uso de jabones fuertes, lavados vaginales, cremas antisépticas y productos para la higiene femenina (aerosoles o polvos) en la zona genital.

 

Con respecto a la prevención, se sugiere a los pacientes  ingerir abundantes líquidos y realizar ejercicio. Es conveniente que visite a su Urologo en nuestro Servicio de Urología Avanzada en Médica Sur Tlalpan, donde le podemos brindar una atención integral para este padecimiento, para nosotros será un placer atenderle.